¿Pero quién da los masajes?

¿Pero quién da los masajes?

Esa es una pregunta que me hacen con frecuencia los padres cuando les explico mis cursos de masajes para bebés, y mi respuesta es: Vosotros. 

Sí, vosotros. Los padres. Yo lo que hago es enseñaros la técnica, los movimientos, las posibles reacciones de los bebés… pero este es un momento de comunicación con vuestro hijo que debéis disfrutar juntos. Es vuestro momento íntimo y de calidad con vuestro bebé. Le estáis mandando un mensaje de amor y seguridad.

Los masajes tienen muchas cosas buenas pero la que siempre destaco es cómo sus consecuencias se extienden en el tiempo. Como os he dicho es algo entre vosotros y vuestro hijo. One-to-one. No hay interrupciones. No hay teléfonos. La actividad nos aleja del estrés del día a día, y nos centra en disfrutar del momento. Todo esto los bebés lo notan… y les gusta. Así que irán creciendo y haciéndose mayores,  pero conservarán esa sensación de seguridad y de confianza que se les transmite con las manos. 

También os aconsejo que aprovechéis esos momentos para hablarles, para contarles cosas… porque llegará el día en que te pidan un masaje porque necesiten consejo, o necesiten sentirse seguros contigo, o necesiten contarte algo que ha pasado en el cole…

Y sí, también llega el día en que el masaje te lo dan ellos ; )

Un masaje es un regalo para toda la vida. Porque no debemos olvidar que la piel es el primer lenguaje.

Responder

Su dirección de correo electrónico no será publicada.